Diario de un Play-Off (IX): Gracias, gracias y mil gracias.

GRACIAS, gracias, mil gracias. Esta victoria no es solo nuestra, sino también vuestra. El miércoles entre todos nos empujasteis para sacar adelante un partido muy difícil. Esta victoria os la merecíais y hoy vamos a volver a darlo todo por vosotros.

Nos encantaría ver, otra vez, las gradas del Anaitasuna teñidas de nuevo de rojo y que fuerais el sexto jugador del equipo como ya pasó en el anterior encuentro.

La noche fue larga. Ya os había comentado que las noches después del partido no solemos dormir. A las dos de la madrugada más de uno estábamos viendo repetido el partido y no sé si me gustó más nuestro juego o lo que estaba viendo de la grada.

Fue una mañana relajada, El Jefe nos dio fiesta aunque hemos tenido que pasar casi todos los jugadores por el taller (Eder y Aner tuvieron overbooking de trabajo).

Por la tarde tuvimos entrenamiento. Primero vídeo para repasar los aspectos claves para que nos llevásemos a la victoria en el anterior partido . Y, como siempre, los “detalles” de Ángel que había que mejorar también estuvieron presentes en la charla.

Ocurrió algo gracioso en el vídeo. En un momento de pausa salió en primera plana la caricatura que había en la grada de Ángel. Hemos intentado mantener la compostura mientras El Jefe daba las instrucciones. El vídeo que preparó Javi Sobrino fue muy entretenido.

El entrenamiento fue muy corto, las pilas tampoco daban para más. Pero lo que sí que es cierto es que la moral de todo el equipo está por todo lo alto. A pesar de que estábamos cansados, el humor de la plantilla no baja y las bromas entre nosotros nunca paran. (Siempre tenemos que tener un extra de concentración para que algún compañero no te sorprenda con alguna broma).

Txomin cada vez intimida más con su ojo morado. Romá no quiere irse aún de vacaciones, Jason sigue cabreado porque le dejan sin hielo. Chema está obsesionado en que no debemos cagarla. El Pocito de Óscar nos contagia con su alegría característica. La Minimoto de Álex sigue volviéndonos locos. Adrián mostró grandes dotes con más de dos balones. Por poco se abre la cabeza. Para Juan mucho ánimo, incluso estando tocado no se quiso perder el entrenamiento.

Iñako y yo hemos hecho una tregua en nuestro entrenamiento para guardar fuerzas para hoy. Y los dinosaurios de Chris y Robert saben poner muy bien el piloto automático de ahorro de energía.

Hoy puede ser un día muy grande. Nos gustaría que hayamos contagiado nuestras ganas e ilusión a más gente de la que vino a vernos en directo y hoy se vea un Anaita lleno y ruidoso para contrarrestar a los 300 aficionados que vendrán de Burgos con muchas ganas de animar a su equipo. Por nuestra parte nada más que hablar. Todo lo que hay que decir, lo diremos en el campo.

Diario de Noticias

Pon tu comentario

Rellene los campos con la marca *

*
*
*