Diario de un Play-Off (III): Historias de vestuario.

AQUÍ estamos de nuevo. Ayer tuvimos otro completo (entrenamiento-gimnasio-vídeo-entrenamiento). Cualquier otro año en estas fechas estamos mirando de reojo las vacaciones. El cuerpo debería notar el cansancio acumulado. En este equipo no. Estamos entrenando muy concentrados y con mucha fuerza. Todavía es más motivante ver que ya hay un autobús y medio de aficionados para venir a Burgos. Solo podemos decir: ¡Gracias! Os puedo asegurar que lo vamos a dar todo.

Las mañanas a veces son complicadas, sobre todo para los velociraptores Chris y Robert. Les gusta más las tardes. Mientras, Adrián aprovecha para hacer su operación bikini y las camisetas le empiezan a llegar por el ombligo.

Ayer tuvimos una gran celebración, Txomin cumple 33 años, 3 meses y 13 días. Trajo una gran merienda y hasta Iñako se emocionó dándole un abrazo. Fue enternecedor. Dentro de poco le tocará a nuestro querido Juan, ¡estamos ansiosos!

El video fue bastante táctico y hasta Aner (fisio) tuvo que estar atento. Comenzamos la pista. Muchas situaciones de juego y detalles (muchos detalles). Secretos que no os puedo desvelar, no vaya a ser que nos estén espiando los de Burgos.

Se acaba el día y Fermín no aparece. Pilló la indirecta del lunes. Ahora una buena ducha. Que, por cierto, hay muchas formas de ir a ella: los que quieren llegar pronto a casa (Txomin es el mejor sprinter y Jason se le acerca pero para ir a por hielos) o los que se plantan como una maceta como Romà y sale el último.

Toca descansar después de un día largo y duro. Una alegría salir del pabellón con luz. Tranquilamente estaba andando por la calle con Alex (y eso con la Minimoto no es fácil), cuando aparece un coche. ¡Es Oscar! Y cariñosamente nos dice: “Hasta mañana, Pocitos”.

Diarios de Noticias

Pon tu comentario

Rellene los campos con la marca *

*
*
*