La incertidumbre de todos los veranos.

“Bueno, bonito y barato”

Ese es el tema de todos los veranos para un gran porcentaje de jugadores. Al final es un juego de piezas de ajedrez que dura todo el verano por parte de los Clubs. Dudas por los jugadores: este me interesa pero es demasiado caro, no puedo jugármela con este joven, a este ya se le ha pasado el arroz… y así podríamos seguir con una lista interminable de frases hechas que no dejamos de escuchar jugadores como yo de nuestros respectivos representantes.

El problema se agravia en estos tiempos de crisis cuando todos se aprietan el cinturón porque todo el mundo quiere disponer de baloncesto de nivel en su ciudad al menor coste posible y de muy buena calidad. Los jugadores lo entendemos, pero también tenemos que comer y dedicamos el 100% de nuestro tiempo para el Club que nos ficha, sin disfrutar de muchos festivos como las Navidades y puentes puntuales. (Y afirmo: “somos afortunados de poder vivir de un deporte como el baloncesto”)

Además añadimos otro desenlace en la primera semana de Julio: ¿Qué equipos ocuparán las determinadas plazas de cada categoría? ¿Qué equipos desaparecerán? ¿Habrá equipos suficientes en la liga? Jugadores con contrato en vigor en un Club que desaparece, se añade al club del “Bueno, bonito y barato”.

Cuando está todo decidido es cuando realmente empiezan los movimientos. Es la hora de los representantes, los jugadores estamos en sus manos, como los móviles en nuestras manos esperando la llamada que diga que se ha cerrado el trato. Mientras tanto… calma… aun es pronto… y poco a poco vas viendo los primeros afortunados de compañeros de trabajo que van tomando acomodo en las ciudades de toda España.

Como suelo decir yo: “Somos como la fruta en un mercadillo” Unos verdes, otros maduros, mas grandes, mas pequeños, para gustos están los colores. Y cuando los Clubs van a este mercadillo los representantes dicen:

“Este es bueno, bonito y barato”.

Pon tu comentario

Rellene los campos con la marca *

*
*
*